" Las guerras seguirán mientras el color de la piel siga siendo más importante que el de los ojos". Bob Marley

1 de mar. de 2011

INTRODUCCIÓN

La batalla de Midway tuvo lugar entre el 4 y el 7 de junio de 1942. Consistió en una batalla naval y aérea entre las fuerzas norteamericanas y japonesas.

El almirante japonés Isoroku Yamamoto buscó el enfrentamiento directo con la más débil armada norteamericana, sin embargo, este enfrentamiento se saldó con un fracasó del Imperio del Sol Naciente. Apenas habían transcurrido tres horas del 5 de junio a bordo del Yamato y en la cabina del Almirante se encontraba Yamamoto. Estaba sentado en su silla tras su escritorio meditando en silencio y la oscuridad envolvía toda la cámara. Menos de 24 horas antes la mayor flota que había visto el Japón nunca, tenía la misión de conquistar no solo un pequeño atolón en medio del Pacífico sino también, la de destruir en combate a las fuerzas de portaaviones de la Marina de los EE.UU.
Desgraciadamente el Almirante Yamamoto desconocía que los EE.UU. habían roto hacía meses su Clave Naval, por lo que podían leer sus mensajes cifrados y en consecuencia preparar la defensa adecuadamente. A media mañana del 4 de junio las tres cuartas partes de su fuerza de portaaviones de ataque se hallaban en llamas y los cuidadosos planes del Almirante se convertían en humo con ellos.
Esta batalla demostró la importancia capital de los portaviones en la guerra marítima y supuso un duro golpe para la armada y la aviación japonesas, alejando el peligro de más conquistas niponas en el Pacífico.
El último portaaviones superviviente cayó bajo las bombas de Estados Unidos, lo que provocó que desapareciesen los planes de combate contras las Fuerzas Navales de EE.UU. La batalla de Midway igualó las fuerzas navales norteamericanas y japonesas en el Pacífico y supuso un cambio estratégico a favor de los Estados Unidos en la guerra del Pacífico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada